Cuando asumí el desafío de liderar el mecanismo nacional para el adelanto de las mujeres, organismo rector de la Ley de Protección Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar todas las formas de violencia de género (Ley 26.485) hubo algo que tuve bien en claro: la necesidad de generar espacios de escucha, contención y orientación profesionales iba a ser -y afortunadamente hoy lo es-, una prioridad.

Décadas de recorrido en el movimiento de mujeres, trabajando en forma directa con aquellas que atravesaron situaciones de violencia me enseñaron lo que ninguna teoría, academia o literatura pudo: que la salida de la espiral de violencia es un proceso arduo, complejo y sumamente personal y que resulta clave el acompañamiento que el Estado, desde sus políticas públicas, brinde. Es por eso que, en estos cuatro años, en cumplimiento con las disposiciones del primer Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres (2017-2019) nos focalizamos en fortalecer el único recurso nacional, gratuito y confidencial que brinda asistencia, orientación y contención las 24hs: la Línea 144.

Recibimos una Línea que funcionaba -tal y como lo establece el art. 9 inc. O de la Ley 26.485- como un servicio de consulta e información y la reconvertimos en una herramienta para acompañar a las mujeres en todo el proceso de salida de la violencia.

Generamos un dispositivo de seguimiento de casos, para que aquellas mujeres que lo deseen sean re contactadas por nuestras profesionales.

Ampliamos en un 41% el personal que atiende en la sede Nación de la Línea y abrimos subsedes en CABA y Provincia de Buenos Aires. Invertimos más de 23 millones de pesos para mejorar el equipamiento y trabajamos con las compañías de telefonía celular para garantizar el 100% de la gratuidad del servicio: tengas o no tengas crédito te podes comunicar con la línea siempre.

Para estar más cerca de quienes lo necesitan, generamos el dispositivo móvil “El 144 atiende en tu barrio” que permite acercar a las profesionales de la línea con las mujeres de distintos puntos del país. Mediante un convenio con Trenes Argentinos creamos espacios de atención presencial en las Líneas Belgrano Sur y Sarmiento; el vagón de la Línea 144, donde profesionales especializadas en derecho, psicología y trabajo social brinda atención a todas las mujeres que lo requieran.

También creamos una APP gratuita para ampliar el alcance de la Línea- en particular a las mujeres hipoacúsicas-, la cual cuenta con un test para la identificación de señales de violencia en una relación y el acceso a nuestra guía geolocalizada de recursos de atención en todo el país.

Pero, principalmente, trabajamos para cuidar a cada trabajadora de la Línea, a sabiendas de que son ellas quienes ponen el cuerpo mediante su escucha activa para que las mujeres se animen a dar ese paso inicial para salir de la violencia. Asi, desarrollamos políticas especificas para la prevención del síndrome de burn out y brindamos capacitaciones continuas.

Todo este trabajo genero resultados contundentes. Registramos un aumento exponencial en la cantidad de llamadas recibidas. Entre 2016 y 2018 hubo un 48% más de llamadas, en particular de mujeres que contactan a un recurso del Estado por primera vez. En lo que va del año 2019 recibimos 28.978 llamadas referidas a casos de violencia. Sabemos que detrás de cada llamada hay una historia y es por eso que ponemos tanto énfasis en hacer del compromiso con la erradicación de violencia, una política de Estado.

(*) Directora Ejecutiva Instituto Nacional de las Mujeres.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201911/406992-fabiana-tunez-opinion-violencia-de-genero-mujeres.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *