Sectores "Celestes" que se acercaron hasta el Congreso siguieron durante todo el día el debate en el Senado.

Sectores “Celestes” que se acercaron hasta el Congreso siguieron durante todo el da el debate en el Senado.

Centenares de familias comenzaron a retirarse del sector frente al Congreso destinado a los manifestantes que rechazan el proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), mientras que grupos de jóvenes comienzan a llegar con globos y cotillón celeste para animar la vigilia a la espera de la votación en el Senado, y en el escenario suenan latidos fetales presentados como “el ruido de la vida”.

Pasadas las 21 los pocos locales gastronómicos abiertos sobre la avenida Entre Ríos, en adyacencias del Congreso, estaban colmados de manifestantes con pañuelos y cintas celestes, mientras que los trabajadores de los supermercados de la zona esperaban cerrar mientras largas filas aún permanecían inalterables en sus accesos.

La desconcentración de las familias comenzó lentamente, y se fueron formando columnas de grupos familiares que se retiraban, algunos empujando cochecitos de bebé sobre la avenida Entre Ríos.

Romina, una bonaerense de 28 años que empujaba un carrito para mellizos y su esposo cargaba a su hija mayor en brazos, contó a Télam que llegaron desde San Miguel cerca a las 17: “Estuvimos hasta ahora, pero los chicos son chiquitos y nos tenemos que volver porque tienen que cenar y dormir”.

“En 2018 estábamos confiados en que el proyecto iba a ser rechazado por el Senado, pero esta vez los indecisos generan muchas dudas y creemos que hay voluntades que fueron compradas”, añadió.

“No sé si vamos a llegar despiertos a saber el resultado porque estamos muy cansados, pero seguramente será lo primero que nos enteremos mañana. Nos parecía importante estar acá, no solo por nosotros sino por nuestros hijos”, completó.

Mientras las familias se retiraban varios grupos de jóvenes iban llegando; entre ellos Martín con un grupo de amigos cargando una gran cantidad de globos azules inflados.

Durante la noche, grupos de jóvenes llegaron con globos y cotillón celeste para animar la vigilia.

Durante la noche, grupos de jvenes llegaron con globos y cotilln celeste para animar la vigilia.

Con sus 18 años le dijo a Télam que “somos parte de una iglesia evangélica de Florencio Varela, ya habíamos venido cuando se debatió en 2018 y para el debate en Diputados de este año”.

“Vinimos a la noche porque entendemos que hay mucha gente que podía venir de día, pero no hacer la vigilia, y somos los jóvenes los que tenemos que bancar ese momento”, apuntó.

“Esperamos que los senadores permitan que Dios entre a sus corazones, pero sabemos que esta vez está difícil y habrá que ver qué terminan votando los indecisos”, completó.

José, un vecino de Constitución que administra uno de los puestos de hamburguesas que se montaron sobre la avenida Entre Ríos, dijo a Télam que “con el calor que hubo hoy durante el día no se vendió nada, recién ahora que llegó la hora de la cena se comenzó a mover”.

“La otra semana cuando el debate fue en Diputados también estuvimos vendiendo, pero creo que esa vez había más gente”, agregó.

Mientras tanto, grupos juveniles de diferentes iglesias y organizaciones religiosas comenzaban a organizarse para pasar la noche aguardando la votación, en algunos casos con viandas que trajeron desde sus hogares y organizando compras a granel de pizzas en locales gastronómicos de la zona.

Más allá de la retirada, quienes se marchaban giraban la cabeza ante cada una de las pantallas montadas sobre la avenida Entre Ríos para seguir los discursos de los senadores, que se seguían sucediendo.

Desde el escenario celeste seguían agitando con la consigna que “la ola celeste no está muerta. ¡Está más viva que nunca!”.

Para los que salían o se acercaban, a mitad de camino, una banda de rock cristiano armó un escenario sobre un camión a unos 80 metros del escenario oficial y actuaba su propio show para un centenar de adolescentes que escuchaban con atención.

Un rato más tarde, desde el lado celeste arrancaba lo que dieron en llamar “el show de la ecografía” que promovía el sonido de latidos por altoparlantes definido como “el ruido de la vida” y la conductora televisiva Viviana Canosa llegaba tarde al acto central, demorada por sus simpatizantes.

Ya en el escenario, advirtió que “si está noche nos toca perder, nosotros ya ganamos porque estamos acá defendiendo la vida. Ellos van a tener que cargar con la cruz de la matanza de niños”.

“Ellos quieren que descartes a tus hijos pero no descartan a los suyos, y me duele que muchos comunicadores sean cagones, a pesar de estar a favor de las dos vidas no están acá conmigo”.

También criticó a algunas mujeres del campamento verde: “Mientras del otro lado festejan todas en tetas, que no se de dónde viene esa manía de quedarse en tetas y con todos los chicos tirados por ahí, nosotros vamos a seguir luchando por la patria que soñaron nuestros próceres”, dijo la animadora televisiva.

Casi al unísono, cerca del escenario se movilizaban curiosos skinheads celestes portadores de un combo muy característico de cabezas rapadas, borcegos y tatuajes celtas y con caracteres y símbolos germánicos.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202012/540040-senado-aborto-celestes-provida.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *