Una provincia sin mar ni nieve esquiable, tiene sus picos turísticos en Semana Santa y en julio, aunque sus autoridades aseguran que el movimiento no se interrumpe el resto del año, porque ya nadie teme al mítico verano calcinante y la oferta incluye mucho más que sus desiertos de arenas rojas o los parques de piedra.

No obstante, la elección de Talampaya como una de las 7 Maravillas Naturales de la Argentina, el mes pasado, revalorizó este parque, que ya poseía el título de Patrimonio de la Humanidad, y fue uno de los ejes de la campaña presentada anoche en la Casa de La Rioja.

Otro atractivo creciente es su gastronomía, tanto con platos típicos de la zona, que incluyen empanadas, locros, tamales y cabritos, como por sus vinos ya reconocidos internacionalmente, entre los que descuella el torrontés como cepa insignia de la provincia.

Las bodegas y viñedos dejaron de ser sólo lugares producción y ofrecen paseos guiados, degustaciones, comidas y hasta pernoctaciones, lo mismo que los olivares que convirtieron a La Rioja en la primera productora de aceitunas y de su aceite en el país.

El lanzamiento fue amenizado por músicos, cantores y bailarines de folclore, para recordar que entre sus atractivos la provincia tiene encuentros populares, como la Fiesta de la Chaya, el Festival del Torrontés, los Carnavales de Villa Unión, la Fiesta del Turismo y, desde este año, la Feria de la Danza, en julio.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201906/370554-la-rioja-lanza-su-temporada-alta-con-atractivos-tradicionales-y-nuevas-propuestas.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *