Los duques de Sussex, el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, realizaron el bautismo de su hijo Archie Harrison Mountbatten-Windsor, en una ceremonia privada en el castillo de Windsor, según anunció la familia real.

A diferencia de lo que marca la tradición en la realeza británica, Harry y Meghan eligieron un ceremonia privada en el Castillo de Windsor, a las afueras de Londres, a la que solo asistieron familiares y amigos muy cercanos.

En medio del recelo por no divulgar información sobre la ceremonia si quedó claro que la bisabuela, la reina Isabel II, no estuvo presente, como lo demostró la foto oficial difundida por la casa real. Isabel ya había pegado el faltazo el año pasado, cuando el príncipe William bautizó a su tercer hijo, Louis. Sí en cambio, aparece la abuela materna, Doria Ragland, junto el príncipe Carlos y su esposa Camila y los duques de Cambridge.

Tan reservada fue la ceremonia que ni siquiera trascendió el nombre de los padrinos del primer hijo de los duques de Sussex. Apenas se supo que “son amigos de la pareja”, pero no personajes públicos, según informó EFE.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201907/373479-duques-de-sussex.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *