Kamala Harris primera vicepresidenta de los Estados Unidos

Kamala Harris primera vicepresidenta de los Estados Unidos

La transición en Estados Unidos todavía es una incertidumbre ante el rechazo de Donald Trump a su derrota, pero sí es una certeza que en el nuevo panorama político que dejan las elecciones habrá récord de mujeres en el Congreso, mayor presencia de legisladoras de minorías, más dirigentes transgénero y a Kamala Harris como la primera vicepresidenta, todos datos alentadores pero muy lejos de la paridad de género.

Al menos 141 mujeres integrarán el Congreso a partir de 2021, superando el récord anterior de 127 establecido en 2019, según datos compilados por el Centro para Mujeres Estadounidenses en Política (CAWP) de la Universidad de Rutgers, la más grande de Nueva Jersey y una de las más antiguas del país.

La mayoría de las legisladoras (105) pertenecen al Partido Demócrata que a partir del 20 de enero, con la asunción del presidente electo Joe Biden, se convertirán en la fuerza oficialista, mientras que 36 son republicanas que pasarán a la oposición.

En el caso de la Cámara de Representantes, las demócratas serán hasta el momento 89, misma cifra lograda en 2019, mientras que habrá 28 escaños de republicanas, una marca que supera el récord de 25 legisladoras de esa fuerza sentadas en ese recinto.

Entre los nombres destacan el llamado “escuadrón” progresista de mujeres demócratas que lograron renovar sus bancas: Alexandria Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ayanna Pressley e Ihlan Omar (que en 2016 se convirtió en la primera persona de origen somalí y primera mujer musulmana en lograr un escaño).

En cuanto al Senado, la agrupación que encabeza Biden tendrá 16 mujeres en la Cámara, una por debajo del récord establecido en 2018, mientras que la que todavía lidera Trump tendrá ocho, también una por debajo del máximo logrado este año.

“El período que inició en 2018 fue una historia de éxito demócrata; este año estamos viendo avances significativos en el lado republicano. Los avances para las mujeres deben provenir de ambos lados del pasillo para que las mujeres logren una representación equitativa en el Congreso”, señaló en un comunicado la directora del CAWP, Debbie Walsh.

Hoy solo 127 de los 535 escaños (23,7%) de ambas Cámaras están en manos de dirigentes mujeres y partir del año próximo y pese al progreso en materia de género, ese porcentaje aumentará levemente al 26,4%.

“La representación de las mujeres en la política estadounidense ha tenido, a través de la lucha y la persistencia, una trayectoria larga y ocasionalmente irregular. Con todo ese progreso, en el mejor de los casos, las mujeres seguirán representando menos del 30% del Congreso en 2021″, matizó Walsh.

Minorías con mayor representación

Las minorías también van a contar con una mayor representación que la actual, ya que al menos 51 (46 demócratas y cinco republicanas) mujeres de ese segmento poblacional estarán en el órgano legislativo, superando el récord anterior de 48 establecido en 2019.

En la Cámara de Representantes habrá 25 afroamericanas, 13 latinas, siete de ascendencia asiática o del Pacífico, dos nativas americanas y una de familia proveniente de Medio Oriente, mientras que en el Senado ninguna mujer de una minoría ganó y de las cuatro que había (todas demócratas) tres todavía tienen mandato y una, Harris, pasará a la vicepresidencia.

Las cifras no son definitivas ya que todavía hay seis escaños en la Cámara de Representantes que no fueron definidos por el escaso margen de diferencia, mientras que en el Senado hay dos bancas de Georgia que se someterán a nuevos comicios en enero, según la normativa del estado por no haber alcanzado ninguno de los candidatos el 50%.

De esta segunda vuelta en Georgia dependerá si los demócratas, actualmente con 48 senadores, logran empatar los 50 que tienen los republicanos, lo que otorgaría un virtual empate en la Cámara que se convertiría en una leve ventaja con el voto de la vicepresidenta Harris para destrabar.

Por otra parte, dos candidatas demócratas al Congreso por Delaware y Vermont hicieron historia al convertirse la semana pasada en las primeras legisladoras transgénero de sus estados.

Sarah McBride, de 30 años, se convirtió en la primera senadora trans de Delaware y la primera senadora estatal del país, al arrasar con el 86% de los votos en su distrito. “Espero que esta noche le muestre a un niño LGBTIQ+ que nuestra democracia es lo suficientemente grande para ellos también”, tuiteó.

Más al Norte, en Vermont, Taylor Small, de 26 años, se convirtió en la primera persona trans elegida para la Cámara de Representantes de ese estado, después de obtener el 41% de los votos.

Stephanie Byers hizo historia en Kansas como la primera trans de color en ser elegida para una legislatura estatal; en Oklahoma, Mauree Turner se convirtió en la primera candidata no binaria en ganar un escaño en un órgano legislativo estatal; y en Nueva York, Mondaire Jones y Ritchie Torres se convirtieron en las primeras personas negras abiertamente LGBTIQ+ elegidas al Congreso.

Pero uno de los hitos más importante es el triunfo de Kamala Harris como la primera mujer, negra y de origen asiático en llegar a la vicepresidencia.

“Aunque seré la primera mujer en el cargo, no seré la última. Las niñas hoy verán que este es un país de posibilidades”, afirmó la exsenadora en su primer discurso como vice electa.

Hija de padre de Jamaica y madre de la India, esta mujer de 55 años está llamada a tener un rol protagónico en el próximo Gobierno por su rol en el Senado y se convierte en una potencial candidata en 2024, dados los 77 años de Biden, para ser la primera mujer en llegar al máximo cargo del país.

Fuente: https://www.telam.com.ar/notas/202011/535127-mas-mujeres-en-cargos-electivos-pero-lejos-de-la-paridad-el-panorama-politico-en-eeuu-desde-2021.html