Racing Club tenía todo dominado tras un primer tiempo que había ganado por 2 a 0 para igualar la derrota por el mismo marcador del partido de ida y parecía que la definición iba a estar en los tiros penales, pero Matías Pérez Acuña le ganó la espalda al debutante Nicolás Muscio y marcó el descuento que clasificó al descendido Tigre a semifinales de la Copa de la Superliga, cuando el tiempo ya estaba cumplido.

El encuentro tuvo desarrollo solamente durante el primer tiempo, cuando ya los dos equipos habían perdido a un jugador cada uno por lesión, pero esto se agravó en el período final cuando los cuatro cambios restantes también se realizaron por la misma razón, algo inusual para cualquier cotejo.

Claro que eso afectó directamente la intensidad del encuentro, porque ya Racing no fue ese equipo incisivo y dinámico del primer tiempo y Tigre se mantuvo solamente con la idea de llegar a los penales, porque su figura, Walter Montillo, se quedó lesionado en los vestuarios en el entretiempo.

Es que en ese primer período Racing tuvo el protagonismo desde el inicio con un Lisandro López (también salió lesionado a poco de comenzar la etapa final) movedizo, que pidió siempre la pelota por ambos costados del campo y además se dedicó a hacer jugar a sus compañeros. 

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201905/357696-racing-recibe-a-tigre-y-debe-remontar-el-resultado-para-pasar-a-semifinales.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *