El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, enfrentó una fuerte presión desde dos frentes: el Congreso, con el proceso de juicio político que avanza y en el que sus funcionarios se niegan a declarar, y el Poder Judicial, que hoy le ordenó que entregue sus últimas declaraciones de impuestos al gobierno de Nueva York.

El abogado principal del Consejo de Seguridad Nacional, John Eisenberg; el consejero de la Casa Blanca, Robert Blair; el asesor del Consejo de Seguridad Nacional Michael.

Ellis, y el consejero de la Oficina de Presupuestos, Brian McCormack, se sumaron así al secretario de Energía, Rick Perry, en negarse a cooperar con los congresistas, informó la agencia ANSA.

En paralelo, Trump inició una pulseada con el liderazgo demócrata de la Cámara baja para que el “delator” de los servicios de inteligencia, que destapó el escándalo que está en el corazón del proceso de juicio político, declare en persona en las comisiones del Congreso.

“El delator dio información falsa y se relacionó con el político corrupto de (Adam) Schiff”, tuiteó el mandatario en referencia al presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara baja.

“Debe ser convocado a testificar. ¡Las respuestas por escrito no son aceptables! ¿Dónde está el segundo delator? Desapareció después de que difundí la transcripción. ¿Existe realmente? ¿Dónde está el informante? ¡Engaño!”, agregó el mandatario.

El primer delator o informante denunció ante un órgano fiscalizador del gobierno que Trump había amenazado al presidente de Ucrania, Vladimir Zelenski, con suspender la ayuda financiera aprobada si no abría una investigación contra uno de sus potenciales rivales electorales, el ex vicepresidente Joe Biden.

Cuando empezaron a surgir elementos que sustentaban, o al menos hacían creíble, esa denuncia, la Casa Blanca difundió una transcripción de una llamada telefónica entre Trump y Zelenski, en el que ve cómo el primero le pide al segundo que investigue a Biden y a su familia. No aparece, en cambio, ninguna amenaza.

El otro frente que Trump deberá enfrentar en lo que queda de este año pre electoral es el judicial.

Una corte de apelaciones rechazó hoy un recurso de Trump y ordenó a la empresa que lleva la contabilidad del presidente que entregue sus declaraciones de impuestos de los últimos años a las autoridades de Nueva York, que lo está investigando, informó la agencia de noticias EFE.

A principios de octubre, un juez federal de Nueva York había rechazado el argumento de inmunidad contra procesos criminales que Trump había alegado y le exigió a sus abogados que presenten las declaraciones juradas.

“Mantenemos que cualquier inmunidad presidencial ante un proceso criminal por parte del Estado no obstruye la ejecución de ese requerimiento (de entregar las declaraciones de impuestos)”, consideraron los jueces en su fallo.

Es muy probable que Trump vuelva a apelar y que la decisión final la tenga la Corte Suprema.

Fuente: http://www.telam.com.ar/notas/201911/405747-trump-enfrenta-presion-en-dos-frentes-el-congreso-y-la-justicia.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *